Acceso Alumnado

eseucagl




distancia cota más alta cota más baja
11 km 1111 m 584 m
desnivel ascenso descenso
527 m 579 m 507 m




 
 
 

Desde Ábalos cogemos la pista que se dirige en dirección a la sierra. Vamos ascendiendo poco a poco siguiendo el curso del arroyo Hondo que aparece flanqueado de chopos lombardos. De frente podemos ver las peñas de la Sierra de Cantabria. Entre algunas viñas y una importante bodega, dejamos a la derecha una balsa y seguimos subiendo. Llama la atención a nuestra vista un destacado roquedo: la peña de La Rosa,  a la que luego subiremos.

A los 2,5 kilómetros del inicio, la pista da una amplia curva hacia la izquierda y en este punto encontramos una fuente y a su lado un camino que se adentra en el bosque. La subida se endurece entre grandes pinos y después zigzaguea por un denso encinar. Entre pequeños claros del bosque podemos observar las blancas peñas calizas que se alzan sobre nuestras cabezas. Vamos girando hacia la derecha hasta que el ascenso se suaviza. En este punto abandonamos el sendero y entre pinos nos dirigimos hacia un hermoso mirador que se sitúa sobre la peña de La Rosa. En la amplia panorámica del valle destacan, en primer plano, los núcleos de San Vicente de La Sonsierra y Briones. Al fondo podemos divisar las montañas de La Demanda, San Lorenzo, Neila, el Urbión y la Sierra de Cebollera.

Dejamos el mirador y regresamos al sendero para toparnos con el sorprendente santuario de La Virgen de La Rosa. Se trata de las ruinas de un auténtico edificio conventual, con una amplia nave de sillares de arenisca y una fachada renacentista del siglo XVIII. De la misma manera que otros restos religiosos de estas sierras, como los existentes en las proximidades del monte Toloño, las guerras carlistas fueron, sin duda, determinantes para su abandono y destrucción. Nos alejamos de las ruinas y tomamos de nuevo el sendero. Al poco tiempo hallamos a su lado un antiguo y profundo pozo de nieve, recuerdo de la fabricación de este producto que se daba hace años en numerosos puntos de todas estas sierras. El camino va girando a la izquierda y sale de la zona arbolada. En el siguiente kilómetro, el repecho se vuelve más fuerte y, de nuevo, retorna al bosque donde aparecen algunas hayas. Poco a poco se suaviza la pendiente hasta alcanzar el punto más alto del paseo. Estamos en el collado que se conoce como puerto de La Rosa, donde podemos ver algunos abetos dispersos.

A la izquierda abandonamos el monte Cocinas, en la línea de cumbres que marca el límite entre la Sonsierra riojana y el País Vasco. El camino sale a un claro en el que se encuentra la pista que comunica los puertos de Herrera y Rivas. Hacia la izquierda la pista se adentra en un frondoso hayedo y, tras recorrer 1 kilómetro, alcanzamos otro collado donde aparecen puestos de caza de paloma. Subimos un poco por la ladera del monte Atxabal para visitar la sima de Atau cuya naturaleza nos permite comprobar cómo la roca caliza da origen a un tipo de paisaje llamado kárstico. Dejamos la sima y seguimos la pista del umbrío hayedo que primero sube y luego baja hasta el puerto de Osluna, para después volver a subir y descender por fin hacia el puerto de Rivas. En 2 kilómetros salimos del hayedo a unas praderas desde las que gozamos de la vista del gran roquedo del monte Toloño. Enseguida llegamos a la carretera donde se sitúa el puerto y la cruzamos para descender por un sendero. Entre encinas, pinos repoblados y cultivos, el camino va bajando para llegar nuevamente, en menos de 2 kilómetros, a la carretera. La cruzamos otra vez y seguimos por una pista que, en suave descenso, nos lleva hasta la aldea de Rivas de Tereso.

 
 

9-la-rosa.pdf      9-la-rosa.gpx    

Universidad Popular de Logroño

  • Calle Mayor 46 - Logroño
  • +34 941 232 994
  • +34 600 401 125
  • info@universidadpopular.es

Facebook

keyboard_arrow_up