Acceso Alumnado

eseucagl




distancia cota más alta cota más baja
10,6 km 1088 m 661 m
desnivel ascenso descenso
427 m 665 m 665 m




 
 
 

Comenzamos a caminar en Arnedillo, donde bajamos por sus calles en dirección hacia el Ayuntamiento, y llegamos hasta la pasarela que cruza el río Cidacos. Una vez en la orilla derecha del río, tomamos un camino a la izquierda hasta encontrar un sendero que asciende a la derecha por entre pinos. Tras realizar varios zigzags, vencemos la dura pendiente hasta salir del bosquete, junto a una ermita. Entonces, la senda se suaviza y avanza entre diversos matorrales, donde resulta abundante el romero.

Poco a poco vamos tomando altura y empezamos a disfrutar de las vistas de los imponentes roquedos que dominan el paisaje de esta zona.

Tras cruzar junto a una peña, la senda llega a la primera rampa del paseo que superamos junto a una repoblación de pinos laricios. La dura y corta subida nos lleva a un collado, donde hallamos abundantes sabinas. Torcemos a la izquierda y caminamos por un sendero apenas marcado. Pisamos antiguos bancales, donde hasta mediados del siglo XX se cultivaron cereales para alimento de los habitantes de la comarca. Entre romeros y aulagas, y con unas preciosas vistas sobre el valle del Cidacos, alcanzamos una pista. La tomamos a la derecha para afrontar la segunda rampa fuerte del día. Con calma superamos el duro repecho, hasta que la pista se va suavizando de nuevo hasta encontrar otra que seguimos hacia arriba. Enseguida llegamos a otra pista más amplia y de buen firme que nos conduce hasta un buen mirador.

Antes de continuar el recorrido reponemos fuerzas en este impresionante balcón, donde gozamos de las vistas panorámicas del amplio paisaje que tenemos ante nuestros ojos. De frente contemplamos la cumbre de Peñalmonte y hacia atrás vemos las antenas que culminan Peña Encineta. Justo por debajo de nuestra posición se sitúa el valle de la ermita de San Tirso, encajado en la ladera que desciende hacia el Cidacos. En el valle observamos las rojizas peñas sobre Santa Eulalia y Herce. Al fondo están las localidades de Arnedo, Quel, Autol y Calahorra con sus montes Agudos. Y un regalo añadido para los días de atmósfera despejada, ya que podemos divisar las cumbres de los Pirineos.

Con Peñalmonte como referencia seguimos por la pista principal dejando otra que sale a la izquierda. El ascenso se suaviza entre sabinas y encinas, y alcanzamos un collado, bajo la impresionante mole de roca de Peñalmonte. Comenzamos a bajar. Entre pinos repoblados descendemos poco más de 1 kilómetro hasta llegar a otro collado, donde sale una senda a la izquierda. En su primer tramo el sendero está poco marcado sobre la ladera. Poco a poco se hace más patente mientras nos acercamos al barranco de Las Puertas, donde se localiza el camino viejo que comunica con Préjano. La cómoda ruta nos permite disfrutar de los curiosos peñascales y de algunas pequeñas pozas del arroyo. Después de recorrer 3 kilómetros por el angosto barranco y con Peñalmonte siempre presidiendo el paseo a nuestra izquierda, el camino nos conduce a un pequeño puente, junto a una fuente. En este punto encontramos una reproducción de un rastro de huellas de dinosaurios. Tras cruzar el puente, recorremos el último tramo del camino hasta llegar a un paso excavado en la roca, donde se sitúa la cascada de El Chorrón. Junto a este hermoso salto de agua, se hallan las bocaminas de las galerías mineras que hasta los años 60 del siglo XX permitían la extracción del mineral de carbón que guardaban estos roquedos. Un poco más adelante llegamos a la Vía Verde, construida sobre el ferrocarril minero, donde podemos ver los edificios en ruinas de las minas. Por un camino de la Vía Verde arribamos al hermoso crucero que nos recibe a la entrada del pueblo de Préjano.

 
 

3-arnedillo-prejano.pdf      3-arnedillo-prejano.gpx    

Universidad Popular de Logroño

  • Calle Mayor 46 - Logroño
  • +34 941 232 994
  • +34 600 401 125
  • info@universidadpopular.es

Facebook

keyboard_arrow_up