Acceso Alumnado

eseucagl




distancia cota más alta cota más baja
11,5 km 842 m 642 m
desnivel ascenso descenso
200 m 482 m 476 m




 
 
 

Iniciamos el paseo en Rivas de Tereso, aldea de  San Vicente de la Sonsierra. En el pueblo subimos hasta una urbanización, giramos a la derecha, y caminamos por una amplia pista que discurre por la ladera. Tras un corto trayecto, llegamos a una curva cerrada donde ascendemos por el talud y, a la derecha, y por un sendero poco marcado entre el matorral, nos acercamos a una zona con rocas. Aquí encontramos uno de los eremitorios de Gobate, pequeña cueva o celda excavada en la roca arenisca, que contiene varias tumbas antropomórficas. Por fuera se aprecia alguna que otra tumba, un lagar rupestre y restos de muros. Si seguimos la senda, hallamos una parcela cultivada y por su borde nos acercamos a otro eremitorio, con más aspecto de cueva. Estos lugares pertenecen a la época medieval de los siglos IX al XI, cuando los anacoretas se retiraban a llevar una vida contemplativa y de pobreza, antes del nacimiento de los monasterios. El topónimo Gobate deriva del término goba, que significa cueva en vascuence.

Volvemos a la pista donde damos con un cruce por el que ascendemos a la ermita de San Bartolomé. En realidad, se trata de las ruinas de un templo que perteneció a la abandonada y derruida aldea de Orzales, cuyos restos podemos encontrar muy escondidos entre zarzas. Estas ruinas corresponden a un asentamiento abandonado y posteriormente utilizado por bandoleros. Se supone que el templo fue derruido por los franceses durante la guerra de la Independencia, al considerarlo un escondite guerrillero. Desde la ermita disfrutamos de las vistas de todo el valle y de la sierra de Toloño y, seguidamente, bajamos de nuevo a la pista. La tomamos a la izquierda y caminamos hasta una amplia zona de cultivos donde nos desviamos a la derecha entre el matorral de un talud. Descendemos hasta cruzar una parcela y bajamos otro talud hasta un grupo de enebros, entre los que nos topamos con el menhir de Peñalacha. La palabra menhir, que procede de las lenguas bretonas y celtas, significa piedra larga. Parece ser que fueron monumentos de la Edad de los Metales, de hace unos 3.000 años, conmemorativos o funerarios.

Después de la visita prehistórica, volvemos sobre nuestros pasos a la pista y caminamos hacia la derecha. Disfrutamos de las panorámicas de la Sonsierra, donde aparecen campos de cereal, salpicados de encinar y manchas de matorral, en los que abunda el enebro de la miera. Tras caminar 2 kilómetros, llegamos a Peciña, otra aldea de San Vicente. Después de visitar este núcleo urbano, volvemos al punto por el que hemos entrado, donde tomamos una pista ascendente. Enseguida nos desviamos por una senda que sigue subiendo hasta un collado. Una vez aquí arriba bajamos a otra pista por un sendero poco marcado y seguimos por ella, avanzando por la ladera a mayor cota y en dirección contraria a la que traíamos al llegar a Peciña. La pista con suaves subidas y bajadas nos permite seguir disfrutando del paisaje, con amplias vistas del valle, la Sierra de Toloño y los Montes Obarenes. Después de recorrer 3 kilómetros, nos desviamos por un camino que al poco se interna en un encinar algo disperso. Posteriormente cruzamos alguna finca abandonada hasta llegar a una zona de cultivos. En este lugar giramos entre dos parcelas y damos con un camino que ya no dejamos hasta regresar a la urbanización y a la aldea de Rivas.

 
 

1-rivas-pecina.pdf      1-rivas-pecina.gpx    

Universidad Popular de Logroño

  • Calle Mayor 46 - Logroño
  • +34 941 232 994
  • +34 600 401 125
  • info@universidadpopular.es

Facebook

keyboard_arrow_up