Acceso Alumnado

eseucagl




distancia cota más alta cota más baja
9,1 km 1378 m 1021 m
desnivel ascenso descenso
357 m 425 m 418 m




 
 
 

Este recorrido lo iniciamos en Canales de la Sierra. Este bello pueblo fue un importante centro de la ganadería trashumante, por el que discurría la Cañada Real de Santa Coloma, la que conducía los rebaños de merinas desde la ciudad de Logroño hasta la Demanda burgalesa y, luego, a las dehesas extremeñas o al valle de Alcudia. La riqueza de la actividad ganadera se refleja en los hermosos edificios blasonados y en el antiguo teatro en cuya torre del reloj se estampa un curioso papamoscas.

También destaca la iglesia de San Cristóbal y su hermoso pórtico románico, el más bello de toda La Rioja, que visitaremos al final de nuestro paseo.

Partimos desde la zona final del pueblo, donde hallamos la ermita de San Antón, para tomar un camino ancho que, entre abundante matorral, va ascendiendo suavemente. Tras caminar una distancia aproximada de 1,5 kilómetros, encontramos un barranco a la izquierda por el que subimos por sendas de ganado empinadas hasta llegar a un hayedo. Entramos en el bosque sombrío y, sin perder altura, giramos a media ladera hasta dar con una pista en el límite de las hayas. Desde aquí gozamos de una impresionante vista de la solana de la Sierra de la Demanda, donde se asoma el Peñón Espelezia, una altura destacada del cordal de la sierra. En el valle, la presencia de algunos corrales nos indica el recorrido que seguiría la cañada.

Avanzamos por el hayedo, desde donde podemos distinguir los cortados calizos por los que discurre el río de Canales, y llegamos a un cuadrante de pinos con un corral derruido. A su altura tomamos un camino, antigua vía de saca que cogemos girando a la izquierda. La subida se endurece por el interior del hayedo, donde aparecen salpicados algunos pinos autóctonos, de gran desarrollo, que rondan los 100 años de edad y que avisan de lo que nos espera más adelante. El camino termina en una amplia pista por encima de la cual aparece el vallado que marca el límite con Burgos. Giramos a la izquierda por la pista que llanea entre pinos. Nos sorprenden, entonces, grandes pinacos, algunos de los cuales superan los 150 años de edad, que son auténticas joyas naturales. 

Entre estas bellezas vegetales, alcanzamos otra preciosa zona de hayedo. Tras recorrerla, llegamos a un abrevadero y a una casilla. La rebasamos y abandonamos la pista, girando a la derecha. Siguiendo unas rodadas, ascendemos por pastizales entre rocas calizas. Subimos disfrutando de las vistas de la Demanda burgalesa, donde destaca el monte San Millán, hasta coronar el punto más alto: el Cerro Peñalba, de una altura de 1.389 metros. Por encima de los árboles, sobresalen algunas copas de los hermosos pinacos. Iniciamos el descenso y al frente contemplamos la Sierra de Urbión, con la muela de su pico, además de los pueblos de Villavelayo y Canales, hacia donde nos encaminamos. Sin perder las rodadas, bajamos por el cordal hasta alcanzar unas rocas, donde giramos para descender por una empinada pista en dirección a una antena. Sin necesidad de llegar a esta instalación, giramos por la ladera con Canales a la vista y, casi al llegar, tomamos un sendero que nos lleva al edificio románico de la iglesia de San Cristóbal. Lo visitamos y descendemos unas escaleras que nos conducen al pueblo, donde finalizamos nuestra ruta.

 
 

15-hayedo-canales.pdf      15-hayedo-canales.gpx    

Universidad Popular de Logroño

  • Calle Mayor 46 - Logroño
  • +34 941 232 994
  • +34 600 401 125
  • info@universidadpopular.es

Facebook

keyboard_arrow_up