Acceso Alumnado

eseucagl




distancia cota más alta cota más baja
7,1 km 810 m 607 m
desnivel ascenso descenso
203 m 490 m 486 m




 
 
 

Este recorrido se inicia en el puente de Jubera, bello pueblo al pie de un castillo medieval. Desde aquí tomamos un amplio camino que nos lleva a la ermita de la Virgen del Prado. Poco a poco entramos en el barranco hasta alcanzar las ruinas de las antiguas construcciones de la mina de plomo. Junto a ellas aparece un sendero en el que habrá que mirar bien donde se pisa ya que avanza cortando la empinada ladera sobre el barranco. Llegamos a un pequeño puente, de una gran altura, que se sitúa justo en el profundo corte abierto por las aguas entre las rocas. Lo cruzamos y subimos con precaución por la senda hasta encontrar el camino viejo de Santa Engracia a San Martín. Esta senda, excavada en la roca al comienzo, gira y se adentra de lleno entre las paredes del barranco. La gran altura de la poderosa Peña Muro nos recibe. En sus paredes podemos observar las manchas de los excrementos de los buitres. Nos encontramos dentro de un espacio natural protegido, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), que actualmente pertenece a la Red Natura 2000, con la denominación de Peñas del Leza y Jubera. Con suerte, además de buitres, podemos contemplar otras aves rupícolas como el alimoche, el halcón o incluso la muy escasa águila perdicera. El camino serpentea por el barranco remontándolo con cierta comodidad. Se suceden las verticales paredes hasta que el camino se acerca al cauce del arroyo, donde podemos apreciar un conjunto de pozas formadas entre grandes bloques rocosos. Al poco llegamos a un punto, situado cerca de un remanso a modo de playa arenosa con grandes chopos, que tenemos que cruzar para alcanzar la otra orilla.

Una vez en la margen derecha, seguimos aguas arriba con un poco más de pendiente, hasta divisar la primera casa de la aldea, situada en la parte alta de la ladera opuesta. Para llegar a ella bajamos por una pequeña chopera hasta el curso del agua y cruzamos el arroyo junto a los restos de un antiguo puente. Tomamos un sendero que nos conduce al curioso cementerio y por una calle, ubicada en las traseras de la iglesia, llegamos a la plaza en cuyo centro arraiga una gran morera. Siguiendo calle arriba, vamos viendo numerosas casas restauradas que muestran cómo los descendientes de los antiguos habitantes del Camero Viejo tratan de volver a sus raíces, aunque solo sea para disfrutarlas en verano. La misma calle nos conduce al camino de nuestro recorrido.

Continuamos ascendiendo el arroyo, hasta separarnos de él por la pista que conduce a la toma de agua de la aldea. Enseguida dejamos esta pista, girando a izquierda y derecha por la ladera, para subir hasta un collado sobre la aldea de Santa Cecilia. Ahora giramos a la derecha y por la pista alcanzamos un mirador, donde el paisaje aparece dominado por las impresionantes moles de Peña Tejero y Peña Muro. Precisamente a esta última peña vamos a ascender, una vez que descendamos hasta una carretera. La cruzamos a la altura de una granja y con poco esfuerzo cumbreamos el gran mirador de la Peña para disfrutar, ahora desde arriba, del barranco que hemos recorrido en el paseo. Además, podemos contemplar el castillo de Jubera y, al fondo, el de Ocón y Santa Lucia. Para terminar la excursión no hay más remedio que bajar por la carretera unos 2 kilómetros, hasta encontrar un atajo, y luego tomar los caminos que comunican con San Bartolomé y con Santa Engracia.

 
 

19-san-martin-de-jubera.pdf      19-san-martin-de-jubera.gpx    

Universidad Popular de Logroño

  • Calle Mayor 46 - Logroño
  • +34 941 232 994
  • +34 600 401 125
  • info@universidadpopular.es

Facebook

keyboard_arrow_up